Todo sobre el Buen Fin

Del 16 al 19  de noviembre, se implementará en México por segunda ocasión el Buen Fin. Se trata de un fin de semana donde las empresas lanzarán descuentos y promociones en sus productos. El Buen Fin es similar a otras iniciativas llevadas a cabo en los países anglosajones (como el Black Friday en Estados Unidos). El año pasado Paraguay lanzó una iniciativa similar. Las empresas que deseen participar dentro del Buen Fin pueden hacerlo registrandose en su portal y es necesario que den un mínimo de 10% de descuento en sus promociones. Actualmente, las empresas que se unen al Buen Fin no tienen incentivos fiscales (a diferencia del Black Friday), pero las confederaciones patronales y el gobierno federal se han dado a la tarea de promover que las empresas se unan a esta iniciativa para incentivar el consumo. Esto es, de hecho, más benéfico para la Federación, ya que se recaudan más recursos por IVA. Actualmente hay más de 15,000 empresas registradas.

El Buen Fin es organizado por:

Pero, ¿para que lanzar una iniciativa de esta naturaleza? Existen varios motivos para promover que las empresas den descuentos generalizados durante fechas determinadas. Reactivar la economía a través del consumo es una de ellas: el 60% del PIB del país depende del consumo. El consumo está muy relacionado con la generación de empleo, y es también el motor que permite que, dentro de nuestro sistema, la economía avance (dense tiempo para leer sobre el efecto multiplicador del dinero). Analistas de BofA Merrill Lynch Global Research han declarado que el Buen Fin le dará un respiro a las presiones inflacionarias de los precios, al aumentar la demanda y nivelarlo con el nivel de oferta. Así mismo, el Buen Fin es una oportunidad para que las empresas se deshagan de los inventarios, de los excedentes producidos. Se espera que durante el Buen Fin las empresas tengan 35% más de ventas. Se espera, también, que el 68% de las personas hagan compras durante el Buen Fin, y que cada una gaste, en promedio, $5,000 pesos.

La particularidad de este año con respecto del anterior es que se busca incrementar el comercio electrónico. La Asociación Mexicana de Internet está invitando a las empresas de ventas en línea a que participen dentro del buen fin y les está brindando capacitación para que puedan aprovechar la temporada y la estrategia de ventas por internet.

Existen varias recomendaciones que deberíamos seguir como consumidores para sacarle el mayor provecho a esta iniciativa. En primer lugar, hay que tener bien claro que no es ninguna obligación comprar artículos que no necesitemos durante esta temporada. Percibir nuestras finanzas personales con racionalidad, prudencia y responsabilidad será la clave para la estabilidad económica. Hay que tener claro, también, que comprar barato no es lo mismo que ahorrar. Por eso es bueno hacer una lista de aquellas cosas que vayamos a comprar, según nuestro presupuesto y necesidades. Esto también ayudará a evitar las aglomeraciones durante los días del Buen Fin. Por ejemplo, tomar en cuenta los regalos navideños o ciertas tallas y modelos de ropa que queramos comprar. Es bueno comparar precios en diferentes establecimientos ante artículos iguales (y esto no solamente durante el Buen Fin, sino como práctica de compra cotidiana). También hay que considerar que existen promociones más atractivas que el Buen Fin, como las promociones de fin de año (sobre todo en prendas de vestir).

Un aspecto muy importane a cuidar durante el Buen Fin es el manejo del crédito. Muchas veces el precio que se compra a meses sin intereses es mayor que cuando se compra de contado. Es la manera de esconder los intereses. Por ello hay que considerar cual de las modalidades nos conviene más. (Aquí hay una buena guía para utilizar las tarjetas de crédito sabiamente).


El Buen Fin ha sido motivo de crítica por muchas personas, que consideran que es sólo un mecanismo más para endeudar a la gente. Sin embargo, pienso que se está haciendo una lectura erronea y simplista de la raíz del problema. Si una persona no tiene la capacidad, ni la inteligencia emocional, para discernir que no es benéfico endeudarse ni gastar dinero en cosas que no le traerán ningún beneficio, entonces esa persona lo que necesita no son políticas económicas, sino un psiquiatra, una limpia y un temazcal. En ese orden (tal vez uno o dos libros sobre educación financiera).

El Buen Fin tampoco es la panacea económica, ni pretende serlo. Con esta iniciativa no se va a cancelar la deuda externa ni se va a terminar con la pobreza. Estos no son los objetivos de la iniciativa, ni pretenden serlo.

Esta iniciativa tiene implicaciones tanto micro como macroeconómicas y es responsabilidad de todos que sean para el beneficio de la sociedad.

Por: Ramón Gallegos

Twitter: @RamonGallegos_

About these ads

3 Respuestas a “Todo sobre el Buen Fin

  1. Interesante tu artículo pero en contraste, lo que me parece simplista es tu opinión acerca de la psicología del consumidor, como si la publicidad y las estrategias de venta orientadas a despertar del deseo de compra y simular una “oportunidad de ahorro” con los descuentos no influyera en el comportamiento de las personas, cuando es justo eso lo que intentan.

    Sí creo que este tipo de iniciativas fomentan una cultura de consumo por demás equivocada dadas las condiciones sociales y económicas de nuestro país. Me gustaría ver que El Buen Fin fuera remplazado por una campaña para fomentar el comercio justo y el consumo responsable justo en estas fechas que es cuando más se necesita.

    • Hola Rafel, gracias por tu comentario. Me parece que para atacar el origen de los problemas que mencionas hacen falta iniciativas cuyo propósito sea elevar la educación financiera de las personas. Me encantaría, por ejemplo, que dicha iniciativa se incluyera en en el plan curricular de la SEP. Esta concientización no es el propósito del Buen Fin, y los deseos desmedidos originados por la publicidad pueden ser corregidos gracias a la educación (catedráticos de psicología de la UNAM hablaron de esto en esta nota: http://www.dineroenimagen.com/2012-11-15/10993).
      Me parece, en términos generales, es que se le está culpando al Buen Fin de problemas que éste no genero, y de no resolver problemas que no está destinado a resolver. Es como criticar a un reloj por su incapacidad de dar la temperatura.

      Saludos!

  2. Gran entrada.
    Mucha gente piensa que el Buen Fin busca quebrar a las personas e “imponer”. Sin embargo su intención es fomentar el consumo para reactivar la economía y confía en que cada quien es libre y responsable de las deudas que adquiere.
    Pasa mucho que personas gastan el dinero que no tienen, en cosas que no quieren para impresionar a personas que no les agradan. Pero eso no es culpa de ningún sistema sino de nuestra propia inmadurez. Hay que ver este tipo de medidas con ojos críticos y no dejarse llevar por las críticas poco profundas que hacen los medios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s